El efecto dólar: veranear en Chile ahora es más caro

Es en relación a lo que costaba viajar, alojarse a principios de diciembre. La causa es la caída del peso argentino y al aumento de la nafta

Esto les ocurre a los viajeros que planearon vacacionar en Chile, el destino predilecto de los mendocinos, en febrero, ya que a menos de una semana de que arranque el mes más corto del año, el dólar llegó a su máximo histórico: cotiza a $ 20,20, mientras que el peso chileno (CLP) vale $ 37 argentinos cada $ 1.000 de la moneda trasandina.

Con estos números, los turistas que crucen la cordillera el próximo mes tendrán que recalcular gastos con un incremento que ronda el 20% respecto al primer día de diciembre del año pasado, fecha en que, por lo general, las familias comienzan a debatir (y sobre todo a sacar cuentas) sobre el destino para los ansiados días de descanso.

En ese momento, la moneda norteamericana se conseguía a $17,68 y el chileno a $30,15, siempre según pizarras locales. 

El escenario alcista no termina acá: además hay que incorporar las subas en el combustible. Desde el 1 de diciembre hubo dos subas, del 6% y el 4% en promedio. Así, por ejemplo, el litro de nafta súper en YPF pasó de $ 22,09 a $ 24,36. 

Para visibilizar estos incrementos ejemplificaremos lo que necesitaba una familia tipo (dos adultos y dos hijos menores) para descansar una semana en las playas del Pacífico en diciembre, específicamente en Viña del Mar, y lo que realmente gastará en febrero.

Combustible. Son 407 los kilómetros que separan Mendoza de Viña del Mar, cruzando por el paso internacional Cristo Redentor. Tomando como referencia el consumo promedio de un auto estándar chico (8 litros cada 100 kilómetros), se necesitan 33 litros de nafta para llegar a las playas de Viña. En diciembre, esto costaba $ 728. Ahora hay que desembolsar $ 803 para comprar los mismos litros.

Esto es solo de ida. Para la vuelta hay que recargar en expendedoras chilenas. Según datos del Sistema de información on line de precios de combustibles en estaciones de servicio de Chile (www.bencinaenlinea.cl), el litro de súper se consigue en una estación Copec a $ 790 CLP.

Al cambio de los primeros días de diciembre ($ 30,15 cada 1.000 CLP ) eran $ 24,88; con la devaluación de esta semana este precio ascendió a          $ 29,23. Entonces, los 33 litros del regreso costaban $ 821, contra los $ 964 actuales.

Entre los dos tramos, una familia calculó a fines del año pasado que iba a gastar solo en nafta $ 1.549. Ahora le saldrá $ 1.767: una diferencia de 14,07% más. 

Hospedaje. Un departamento en Viña para 4 personas ronda los $ 50.000 CLP ($ 1.575 el día y $ 11.025 la semana al convertirlo a la cotización del 1 de diciembre). Con la reciente devaluación, esto ascendió a $ 1.850 el día y a $ 12.950 la semana. Una suba de 22,74% en solo dos meses. 

Comida. Una pareja y sus dos hijos tendrá que pensar en un gasto mínimo de $ 14.000 CLP para sentarse a almorzar, o cenar en un restó chileno. En diciembre, presupuestó $422. Para febrero, este “gustito” se incrementó hasta llegar a los $ 518. Es decir, 22,74% de incremento. 

“Nosotros decidimos achicar la estadía, ya estamos muy entusiasmados y, la verdad, suspender las vacaciones no es una opción. Por eso elegimos resignar un día de hospedaje, pero irnos igual”, detalló Patricia (53), quien partirá hacia La Serena junto a su familia los primeros días de febrero.

Gonzalo (31) viajará a Viña con su esposa y sus dos hijos el último día de enero. “Señamos un departamento en diciembre. No esperábamos estas subas, así que tendremos que adaptar el presupuesto allá; gastar menos, pasar más tiempo en la playa y menos en los shoppings”, se sinceró el mendocino.

Muchos son los viajeros que se vieron involucrados en este reacomodamiento obligatorio. Si contemplamos estos tres aspectos fundamentales (nafta, hospedaje y comida), los gastos para tirarse al sol frente al mar se encarecieron un 20% en promedio desde que se “craneó” el descanso en diciembre hasta hacerlo efectivo en febrero.

¿Qué conviene más?

¿Dólar o chileno? Pese a la devaluación del peso argentino, sigue conviniendo cambiar dólares por pesos chilenos en tierras trasandinas. Por $ 1.000, en Mendoza nos dan $ 27.000 CLP. Mientras que si esos $1.000 los convertimos acá a dólares (U$S 49,50) y los volvemos cambiar en Chile por moneda local, conseguiremos $ 29.455 CLP.

Mejor el débito. Sin embargo, la opción más conveniente es utilizar en Chile la tarjeta de débito. Cuando hacemos una compra en el extranjero, el monto en moneda local se pasa a dólar y se debita ese importe en divisa estadounidense a la cotización oficial ($ 19,80 en el Banco Nación). Entonces estaríamos pagando $ 32,70 cada $ 1.000 CLP, muy por debajo de lo que exhiben las pizarras mendocinas.

Fuente: https://losandes.com.ar

Comments

comments